Oct 08

El socialismo es la búsqueda sostenida del reino de la libertad (fragmentos)

Novena respuesta

[…] Las experiencias de Mayabeque y Artemisa no parecen estarse estudiando adecuadamente en cada uno de esos territorios —aunque estoy seguro que hay personas capaces de hacerlo— y todo queda como que es una buena idea que no encuentra las personas idóneas para llevarla a cabo. Quizá algo de eso hay, pero ¿por qué no aparecen las personas idóneas en todo caso?

Insisto en que el problema es de filosofía. No tenemos programas políticos que permitan distinguir y aclarar las posibilidades de los cuadros. No puede existir un solo plan hecho por otra gente o a otra instancia y que este cuadro que nos dirige y que tal vez elegimos solo deba ejecutarlo lo mejor que pueda. Los planes, las visiones administrativas tienen que confrontar y tienen que tener lecturas propias en los territorios, con adecuaciones consensuadas allí. Pasa igual a escala nacional. La vida política tiene que tener más debate, más estudio, más análisis críticos, más experimentación y los órganos del Poder Popular (PP) no parecen estar diseñados para lograrlo. Esa institución merece reconceptualizarse, como todas quizá, pero hablamos de esta.

El problema de la nominación, excepto para el caso del Delegado de circunscripción, obedece a un mecanismo esencialmente desconocido, nada público ni donde el ciudadano común pueda influir y da la impresión que parte del supuesto esencialmente falso que te mencionaba de que la representatividad estadística de la población refleja de modo más o menos exacto la estructura, diversidad y riqueza de las ideas. En la práctica sucede que las mejores ideas están fuera de los órganos de poder legislativo y no se discuten en los gobiernos, se escuchan en los eventos científicos de ciencias sociales, en eventos culturales —de artistas, escritores, etc.—, a veces aparecen en la prensa, pero no las escuchas en las sesiones de la AN o en las AP. En esos cuerpos están compañeros y compañeras que en su absoluta mayoría son excelentes personas, eso no lo duda nadie porque uno los conoce; pero eso no es suficiente para que sean portadores del dinamismo que necesita la política. De hecho la figura del político ha ido desapareciendo y ese papel lo necesita la sociedad. Todo parece indicar que la institución PP no construye esa figura y tampoco la alienta.

Share

1 comentario

  1. estimado colegas si recordamos, lo dicho por Hugo Chávez alguna vez; cuando nos explicaba que “…el socialismo habría de ser económicamente eficiente o no sería socialismo…” mientras por su parte el señor Pdte. de Ecuador Rafael Correa nos regalaba la idea donde explicaba qué; “el socialismo debería de ser democrático, o no sería socialismo”. si hablamos de, un sistema que pretenda o plantea defender los intereses humanos y sociales, por sobre los meramente individuales o cualquiera otros entonces posiblemente coincidamos en que; el socialismo de nuestros tiempos tendrá que ser 1ro “democrático”. Luego y sustentado o respaldado también por esa democracia, ha de ser tal como merecemos y en 2do lugar “económicamente eficiente”. Para así, con todos los ingredientes que estos suman, entonces encontrar el camino hacia la 3ra regla, la cual no es otra que, la necesidad crear entre todos, un sistema “socialmente justo” y que estas reglas hoy son incluplidas al menos parcialmente sino en totalidad!!!

Deja un comentario

Your email address will not be published.